Blog Escuelas Infantiles Brains

Hay que decir NO a los niños

En la publicación de hoy vamos a profundizar en la psicología infantil. Nos gustaría demostrar las múltiples maneras que hay de implantar disciplina en nuestros pequeños sin utilizar “no”, que influyan de forma no adecuada en el desarrollo socio-emocional del niño. Hemos convertido la expresión negativa en algo común, pero debemos prestar atención sobre su efecto en el crecimiento personal. Es cierto que hay que decir “no” cuando hay un peligro real, marcar límites e ir guiando el crecimiento de nuestro hijo, pero es vital hacerlo desde el afecto, cariño y respeto.

formas de decir no a los niños de forma positiva

Estrategias para rectificar la actitud del pequeño

Hay que aprender a decir “no” a un niño buscando, en ocasiones, respuestas alternativas con el objetivo de que el pequeño entienda en la dirección en la que vamos en su educación. Si no es así, la respuesta del niño podría ser magnificar el deseo, aumentar la frustración, bloquear la capacidad de comprensión. En otras ocasiones es aconsejable, por último, desatender o no dar importancia a la situación. Desde nuestro blog nos gustaría proponer los siguientes pasos para dar una educación en un ámbito constructivo:

    1. Enseñar alternativas creativas al no:
      • Sugerir otra cosa que hacer: si no se puede hacer aquello que desee, demos alternativas posibles.
      • Posponer la petición: en este caso es importante recordar que tenemos una “palabra” que cumplir. Si en el momento en el que nos propone jugar estamos ocupados, deberíamos recordar que si se pospone, se debe cumplir.
      • Aclarar las normas y por qué se hace tal y como se hace: el pequeño debe ser consciente de normas sociales y deberes cívicos, como “por qué tirar la basura en la papelera y no en el césped del parque”. Y eso debe hacerse desde muy pequeños, como base de su educación.
      • Explicarle qué ocurrirá si hace lo que quiere: si rompe algo, si se comporta de manera insensata. Si comprende la situación y consecuencias, será capaz de razonar la próxima vez.

       

    2. Es muy importante entrenar el gesto y la mirada para que acompañen a nuestras expresiones verbales, al no, y no lleven a los niños a la confusión. Este acto, tal y como hemos leído, es algo que se desarrolla con la mezcla exacta de paciencia y firmeza, sin dejar de ser alguien empático.
    3. Aprende a diferenciar una necesidad de un capricho: al igual que hablábamos de que el niño comprenda las consecuencias de aquello que haga, el pequeño también deberá aprender a saber qué cosas son aquellas que necesita de verdad y el primer paso está en nuestra respuesta cuando identificamos que nos pide un capricho.
    4. Y, por último, mucho diálogo y humor. Menos gritos y más carcajadas; menos complejos y más retos; menos dramas y más naturalidad.

Opinión de nuestras profesionales en las Escuelas Infantiles Brains

A continuación os mostramos un vídeo creado por las profesoras y psicóloga de la escuela Brains Nursery Schools con los mejores consejos para llevar a cabo lo expuesto.

Hasta aquí llega nuestro artículo sobre las diferentes formas que tenemos de comunicar un “no” al pequeño sin que conlleve a una actitud impetuosa sobre el niño. Aprender de esta manera impulsa a vuestros pequeños a aceptar diferentes situaciones con las que tendrá que convivir según vaya creciendo. 

¿Tú hijo tiene miedo?. No te pierdas nuestro artículo. Mi hijo tiene miedo ¿Cómo puedes ayudarle?

Aun así, hay mil maneras de educar a un hijo, ¿cuál crees que sería la mejor? ¿Has utilizado algunas de estas técnicas alguna vez? Sería un placer poder compartir mediante comentarios aquello que os preocupa y aquello que creáis que mejor os funciona.

En Brains Nursery Schools te recomendamos:

En Brains Nursery Schools tenemos muy en cuenta la opinión de nuestros lectores, por eso te pedimos que por favor, si te ha gustado el post nos valores más abajo.

 

 
Centro autorizado por Comunidad de Madrid Comunidad de Madrid
Este sitio web usa cookies. Más información. ACEPTAR